PRESENTACIÓN

Una página de presentación debería reflejar todo lo fantástico y maravilloso que es el producto, esta recopilación a la que he llamado Términus-Trántor (TT), que el usuario tiene en sus manos. Debería elogiar el importante trabajo realizado y minimizar los posibles errores. Eso es lo que debería, sin embargo, no es así. Si TT está bien o no, el trabajo está siendo minucioso y si existen muchos errores, lo tendrás que decidir después de haber visto la enciclopedia. Ya me dirás lo que te ha parecido.

Esta página en realidad describe lo que Términus contiene.

TT es una recopilación de narrativa fantástica en español. Permíteme a partir de aquí hacer una reflexión sobre cada una de las palabras:

La página no intenta estar al más rabioso día. ¡Qué más quisiera! Así pues, el visitante debe olvidarse de considerar a Términus-Trántor como un servicio de novedades. Si esas son sus espectativas resultarás defraudado y ambos habremos perdido el tiempo. No descarto que pueda llegar a incluirse material de muy reciente aparición, por supuesto, pero ni Don Dinero ni Doña Tecnología me acompañan lo suficiente como para poder adquirir todo lo que sale, o ha salido, al mercado y reflejarlo en estas páginas en "tiempo real".

Una recopilación es una colección, antología, compendio o resumen que comprende un tema común. La enorme ventaja de los compendios es que, a juicio de quien se realiza, puede incluirse cualquier cosa: sólo lo más importante, sólo lo más extraordinario, sólo... TT pretende incluirlo todo. Este punto de inicio contiene, aun antes de empezar, la condena al fracaso. No puedo afirmar que sea imposible pero a nadie se le escapa lo enormemente costoso y complejo que resulta. De momento hay lo que hay (consulta la página de progresos)... y seguirá creciendo.

La
narrativa no se limita al texto. Narrar expresa comunicación, implica la existencia de al menos dos sujetos: uno que trasmite y otro que recibe. El vehículo y la forma de la transmisión no modifica el sentido inicial. Una narración puede ser un cuento, o una novela, una fotografía, una película... Un punto más para que la empresa resulte casi imposible. Si existe dificultad en la presentación de datos sobre libros, por ejemplo, añadir cómics o películas puede ser prohibitivo...

Lo
fantástico admite más de una interpretación. Y es prácticamente seguro que no nos vamos a poner de acuerdo sobre lo que debe incluirse en una enciclopedia. De momento aquí se están introduciendo datos de ciencia ficción, fantasía y terror. Con todos los problemas que a su vez dependen de la definición de cada una de estas nuevas palabras. Seguro que existen elementos que, desde el punto de vista de cada uno, no deberían estar y, desde luego, existen muchas lagunas con respecto a lo que sí debe figurar. Pienso que una concepción amplia nos va a permitir mejores resultados que unas miras estrechas.

El
español, como ya he tenido ocasión de decir en otras ocasiones, no es que tenga particular relevancia. Sin embargo, es lengua común para los que deseen acceder a TT. Me gustaría incluir también la producción en catalán o gallego, pero enseguida se me plantea por qué no hacer lo mismo con el francés o el inglés. Aun siendo los aficionados catalanes unos de los más activos, quizá la proporción de lectores en inglés (sobre todo en América latina) sea abrumadoramente mayor. Y es que no se puede llegar a todo. Ya está el listón suficientemente alto. En todo caso, si alguien tiene opinión que comentar, la estaré esperando encantado.

Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos. Quede aquí mi pequeño homenaje de agradecimientos para todas aquellas personas que hacen o han hecho posible que Términus-Trántor exista: a mi esposa Paz, verdadera impulsora de cualquiera de mis actividades por los muchos años de comprensión y aliento; a mi hija Clara Luna, por iluminarme la vida con sus sonrisas; a mis padres Pilar, Paz, Enrique y Juan que se empeñaron en hacer posible mi acceso a la cultura; a Joan Manel Ortiz y Manuel Muñoz, colegas cada uno de ellos de diferentes ramas, por su callado pero presente amparo; y, en fin, a todos aquellos otros que, sin citar, en modo alguno están olvidados.


Juan José Parera

[Cerrar la ventana]